FUNCIÓN - ANTONI RAMON

--------------------------
“La utilidad resulta de la exacta distribución de los miembros del edificio, de modo que nada impida su uso, antes bien cada cosa esté colocada en el sitio debido y tenga todo lo que le sea propio y necesario.”

Vitruvio, Marco Lucio, Los diez libros de Arquitectura

Afirmando que la utilidad debe satisfacerse de manera precisa, con exactitud, y reduciendo su resolución a un problema de distributio, es decir, a procurar “el debido y mejor uso posible de los materiales, y el menor coste de la obra conseguido de un modo racional y ponderado,” Vitruvio establece, en la Roma de Augusto, algunos de los criterios fundamentales de la idea moderna de funcionalidad.

Función y razón son, sin duda, categorías afines. Parece incuestionable la necesidad de dejarse gobernar por criterios racionales para construir una arquitectura funcional. Pero no siempre la razón se ha entendido de la misma manera. Dependiendo del momento histórico o cultural o, incluso, de la mentalidad de quien la define, el significado concreto del término varía. 

El mundo contemporáneo introduce cambios diversos en el debate acerca del papel de la función en la arquitectura. Hace más complejos y precisos algunos programas funcionales; convierte otros en indeterminados, transformables, susceptibles de alojar simultáneamente actividades diversas; y facilita las mezclas, los híbridos. 

En definitiva, apunta una realidad nueva. Por un lado, la precisión de los programas funcionales podría conducir a la producción de ciertos invariantes formales. Así, por ejemplo, en el escenario de una ópera la función mandaría, la volumetría estaría fijada. Pero esto, que en cierto sentido es verdad, no es un absoluto. Históricamente se relativiza. Con el paso del tiempo y los cambios en la escenografía, las necesidades de espacio se alteran. De los bastidores de tela pintada al decorado corpóreo y la iluminación eléctrica; de la función única a la alternancia de diversas producciones; el escenario tiende a hipertrofiarse. Tal vez en el futuro, la realidad virtual, las proyecciones, vuelvan a reducir el escenario a una escena plana situada ante un fondo, como el frons scaena de la tragedia griega. 

Pero además, en la estructura de este programa funcional no influyen, solamente, cuestiones técnicas y normativas; también actúa el sentir de una civilización, plasmado, por ejemplo, en el deseo de espectacularidad, que renace y adquiere fuerza en determinadas épocas. La función no está al margen de la ideología.

Tal vez este ensayo tan sólo sirva para comprobar la dificultad de abarcar la relación entre función y arquitectura. Aunque se pueda llegar a entender el papel de la función en un momento histórico dado. Aunque puedan proponerse distintas acepciones del término: como programa de necesidades de uso, psicológicas y sociales, como expresión de la construcción, o como carácter simbólico-representativo. La función en arquitectura no deja de ser imprecisa. Pero además, hoy por hoy, es difícil imaginar que el trabajo del arquitecto, por más que no deba soslayar los problemas funcionales, se vea constreñido únicamente por ello.

FRAGMENTOS DEL LIBRO:
Introducción a la arquitectura 
Conceptos fundamentales

Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »