LA IMPORTANCIA DEL MOBILIARIO

Rumpel
Asumiendo por un lado la condición objetual del mueble y por otro la que este posee en cuanto a condicionante del espacio, Baudrillard afirma lo siguiente:

"Al mismo tiempo que cambian las relaciones del individuo con la familia y con la sociedad, cambia el estilo de los objetos mobiliarios. Sofás cama, cama de rincón, mesas bajas, estanterías, son elementos que sustituyen al antiguo repertorio de los muebles.

La organización cambia también: la cama se convierte en sofá-cama, el aparador y los roperos en alacenas ocultables. Las cosas se repliegan y se despliegan, desaparecen, entran en escena en el momento deseado. No cabe duda que estas innovaciones no constituyen de ninguna manera una improvisación libre: las mas de la veces, esta mayor movilidad, conmutabilidad y oportunidad no es sino el resultado de una adaptación forzosa a la falta de espacio. Es la pobreza (no solo monetaria) la que la lugar a la invención. Y si el antiguo comedor estaba cargado de una pesada convención moral, los interiores modernos, por su ingenio, dejan la impresión, a menudo, de ser expediente funcionales. La "falta de estilo" es, en primer lugar, una falta de espacio, y la funcionalidad máxima una solución desdichada en la que la intimidad, sin perder su cierre, pierde su organización interior. La desestructuracion  sin reconversion del espacio y de la presencia de los objetos es, en primer lugar, un empobrecimiento"


- Domicilio Urbano / Rodrigo Perez de Arce A.



Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »