ESCENCIA, AIRE Y SUPERFICIES - ENRIQUE CIRIANI

ARQUITECTURA

ENTREVISTE CON WILEY LUDEÑA

"Para hacer una casa se coge un puñado de aire y se lo sujeta con unas paredes"
Es un proverbio Huari que usted recoge como una especia de consigna esencial. Desde luego que aquí no estamos hablando del aire comprimido como un auténtico material de la arquitectura, sino del aire como vacío que nutre de realidad. Hay una vieja controversia entre los que sostienen desde los tiempos de Lao Tsé que la especificidad y lo esencial de lo construido reside en el vacío. Mientras tanto, otros sostienen lo contrario: que especificidad de la arquitectura no reside en el vacío sino  en la peculiaridad de cómo determinamos superficies (muros, ventanas y otros) que moldean el vacío. ¿Qué tiene que ver el “aire que se sujeta con unas paredes” con la sentencia corbusiana que “La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”? En un caso, el aire es la esencia y las paredes: una dimensión fáctica. En el despliegue fascinante de superficies. El aire como razón o el aire como pretexto. ¿Cómo concibe usted la arquitectura en este marco de polaridades?

Lo esencial para mí del proverbio Huari reside en la presión, la huella dejada por las paredes en el puñado de espacio… por el hecho de que son las manos que cogen, no son paredes que encierran un espacio sino elementos que sujeta, hace suyo, es una imagen que inicia la arquitectura… Cada concepto está representado. Se coge la voluntad o sea el proyecto; un puñado, no todo aire, la forma más inocente/ pura del espacio, antes de ser marcado o nombrado; se le sujeta, se le impide irse que es su naturaleza, se sugiere que sea parte de algo; con unas paredes, con elementos artificiales, se inicia la más importante diferencia creada: el interior, el adentro de toda arquitectura. El inicio del proverbio está orientado al conocimiento: para hacer una casa indica la absoluta necesidad de tener sentido, sentido como funde un proyecto (que es la fundación de todo proyecto). La  definición de Le Corbusier está más orientada a definir la arquitectura como arte: juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz… Casi podríamos decir que determina la presencia al y del exterior. Pienso que, sin haberlo previsto, estas no son polaridades sino finas definiciones de condiciones mayores de arquitectura. Si el proverbio Huari permite saber de qué se trata (y cómo se comienza), la definición corbusiana muestra la exigencia de la arquitectura.




LIBRO: TODAVÍA LA ARQUITECTURA
ENRIQUE CIRIANI
ARCADIA/MEDIATICA 

Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »