ANTONIN RAYMOND

Rumpel

Al frente de esta serie de arquitectos que han hecho época en la arquitectura japonesa situarnos precisamente a Antonin Raymond, pues, a pesar de no ser japonés, ha contribuido decisivamente al conocimiento de todo lo japonés. Raymond nació en 1888 en Kiadno, Bohemia, y estudió en la Universidad de Praga. En 1910 marchó a América, donde trabajó en la oficina de Cass Gilbert, que precisamente estaba construyendo el woolworth-Building en Nueva York. En 1914 Raymond regresó a Europa, pero pronto volvió a marchar a América, invitado por Frank Lloyd Wright a Taliesin, con el cual trabajó otro año. Después de esto aceptó encargos en América y se independizó, realizando la reforma dei Teatro Garrick en Nueva York. En 1919 volvió a trabajar con Wright que precisamente había recibido el encargo del Hotel imperial en Tokio. Raymond se puso a trabajar en el proyecto de este edificio y marchó en ese mismo año con Wright a Tokio, donde tomó la dirección de la obra. Una vez terminado el hotel no regresó a América, sino que abrió su propio despacho de arquitecto en el Japón. Hablando una vez con Tange dijo a propósito de esto: "imagínese mi sorpresa al llegar al Japón y encontrar en las casas de labor y en los templos sintoístas, como el de Ise, todos los rasgos esenciales que aspirábamos a crear con la nueva arquitectura. Una casa de labor japonesa era hace cuarenta años, cuando llegué al Japón, una maravilla de composición, perfecta y seguramente única en el mundo. Crecía del suelo como una seta o un árbol, natural y verdadera, condicionando su, forma exterior estrictamente a las funciones internas. Todos los elementos estructurales eran claramente inteligibles desde el exterior; la estructura misma era el único ornamento y la meta. Todos los materiales eran naturales, escogidos y elaborados por verdaderos artesanos. Todo en ella era sencillo, directo, funcional y económico. Los hombres, sus vestidos, sus enseres, cacharros, pinturas, jardines, todo se distinguía por una maravillosa unidad formal, desarrollada a lo largo de siglos mediante un proceso tan auténtico como cualquier otro de la Naturaleza; proceso que albergaba en sí una serie de principios absolutos siempre idénticos a sí mismos, inmutables e intocables, los cuales debían representar un papel rector al llegar la hora de crear formas bellas en el proyecto arquitectónico". 

 Las primeras obras de Raymond, una escuela en Tokio del año 1922, la vivienda del arquitecto en Tokio de 1923, los edificios de las embajadas rusa (1929) y francesa (1930) en Tokio son los •incunables» de la renovación arquitectónica del Japón. 

 Raymond ha realizado después de la guerra ún buen número de obras en América, China, Indonesia, en la India y en el Japón. Así, el edificio del Reader’s Digest en Tokio, terminado en 1949 y que fue el primer edificio de importancia de la posguerra, algunas iglesias, el Gumma Musict Centre en Tagasaki, gran nave de hormigón armado, y finalmente la universidad de Nagoya, de la que realizó el plan general y fue arquitecto director. Al mismo tiempo, surgieron un buen número de obras de menor importancia, como la nueva casa y estudio del arquitecto en Tokio, la embajada americana en la capital japonesa, de 1952, un banco en Nagoya, del mismo año, la biblioteca de la Universidad Mitaka en Tokio de 1959 y el Fuji Country Club, también de ese año.

- Nueva Arquitectura Japonesa - Udo Kultermann
pag. 30

Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »