Hay que dialogar con el medio ambiente

Rumpel


Las arquitecturas de las grandes civilizaciones orientales, africana, o precolombinas, así como la griega, romana o medieval y la inmensa diversidad de arquitecturas populares, rara vez han presentado el carácter incongruente de muchas de nuestras realizaciones. Tanto si se trata de volúmenes de conjunto como de líneas generales, de vanos, de materiales, de colorido o, en fin, de molduraje, hoy suele echarse de me nos el acuerdo del edificio con el medio ambiente. Y esto no se refiere a la arquitectura en sí, que sería en cierto modo inasimilable, sino al propio arquitecto, a la laceria de su talento o de su sensibilidad. Contemplemos, al contrario, la armonía de la iglesia de Ronchamp con el paraje circunstante, que es indiscutible. ¿Es posible deducir algunas reglas de acuerdo de la arquitectura con el paisaje? El tema es vidrioso... Pero, al menos, intentemos plantear el problema con claridad. 

En verdad, hay infinidad de medios, pero grosso modo, cabe casiflicarlos en tres categorías: paisaje agrestes paisaje rural y paisaje urbano.

- El Arquitecto - Robert Auzelle
- Editores Tecnicos Asociados S.A. - Barcelona
- pag. 79

Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »