EL ALMA DE LOS MUROS - ¿Como entender el espacio y las emociones?

Rumpel

LOS SENTIDOS Y EL ALMA DE LOS MUROS: La emoción.

(...)la emoción tiene componentes sensibles y espirituales. Estos mismos componentes los tiene el muro. El muro es un traductor de emociones del espacio capaz de provocar y de trasladar las emociones.

A través de las ausencias de los muros, la arquitectura permite el movimiento de la emoción. Estas ausencias diferencian la emoción en el espacio estereotómico y la emoción en el espacio tectónico. En efecto, en un caso se contrapone el movimiento, la vida, a un espacio en quietud inerte; en el otro, lo quieto y lo inanimado es el polo emocionante de un espacio continuo y animado lleno de naturaleza viva.



El muro consigue traducir, a través de elementos reales, sensibles, las ideas que generan toda arquitectura. El muro esta directamente vinculado al espacio arquitectónico; es su conformador. La idea, del muro en si mismo, las ausencias de los muros y las relaciones entre muros,  que establecen en el espacio, están vinculadas en la Arquitectura. Sera diferente su relación y su orden jerárquico, según si hablamos de espacios estereotómicos o tectónicos, pero tal relación existe. El espacio lo crean los muros que nacen de la idea.

Los materiales se transforman, en materia muraría gracias a la idea. La idea se hace arquitectura gracias a la materia. Cuando la idea y la materia entran en sintonía en un muro, en sus ausencias o en sus relaciones, comienza la emoción del hombre, que habita en ese espacio. El hombre, como la arquitectura que habita, es un ser universal y particular en el espacio y tiempo. La idea, que tiene un carácter universal y abstracto, es posible gracias a la materia concreta y precisa. El material, tiene un carácter sensible y particular, cobra una dimensión universal gracias a la idea.

"EL MURO"
Jose M. Aparicio Guisado.
pag. 205

Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »