FORMA Y DEFORMACIÓN DE LOS OBJETOS ARQUITECTÓNICOS Y URBANOS

A partir de un mismo programa, se pueden deducir dos planteamientos fundamentales posibles para componer una forma:
  • un planteamiento sincrónico, que actúa por síntesis simultanea de los datos; o un planteamiento diacrónico, que actúa por síntesis progresiva de los datos.
El primero consiste en tener en cuenta simultánemante todos los elementos del programa tras haberlos jerarquizado, y componer luego una forma sintética que los integre a todos. La forma puede entonces considerarse acabada, al estar todos los elementos que la componen en perfecto equilibrio. En caso de que apareciese un elemento nuevo, no podria tenerse en cuenta, so pena de destruir ese equilibrio. Habría que repensar entonces el conjunto o, por lo menos, una gran parte. Los ejemplos mas puros de este planteamiento se pueden encontrar en las realizaciones de arquitectos como Arne Jacobsen o Ludwig Mies va der Rohe: en cada uno de sus proyectos, los diversos elementos del programa han sido tan perfectamente integrados, tras haber sido sometidos a un sistema constructivo y espacial riguroso, que sus eventuales tensiones no aparecen ya en la forma final. 

En el segundo planteamiento, en cambio, no se considera a priori más que cierto número de elementos, que se nos dan a vienen impuestos, y a partir de los cuales se compone una primera forma. Todo nuevo elemento que intente integrarse después actúa sobre ella como modificador, según su naturaleza (complementario, independiente, contradictorio) y las capacidades compositivas del proyectista. Se juzga que forma es algo abierto y que, por ello, pueden asumir en cada instante cualquier integración.

La integración de nuevos elementos se puede efectuar entonces de dos maneras: 
  • Por yuxtaposición: el elemento nuevo simplemente se yuxtapone a los precedentes. Por ejemplo, en los proyectos del equipo Hardy-Holzmann-Pfeiffer asistimos a yuxtaposiciones desobedientes por superposición. Para cada objeto, sea cual sea el programa, se escoge un modelo formal de base idéntica (en este caso, el cuadrado), al que se añaden todos los demas elementos. El planteamiento seguido aquí consiste en hacer una elección formal e integrar luego las necesidades funcionales. Cada elemento constitutivo es legible en la forma final. Los conflictos, por razón de las desobediencias, son inevitables y se dejan voluntariamente patentes. Una de sus cualidades es la de ser una arquitectura claramente legible en sus componentes. 


PROYECTOS DEL EQUIPO HARDY-HOLZMANN-PFEIFFER
en Estados Unidos, 1965-1975.

1. Centro médico en Columbus, Indiana.

2. Escuela en Salisbury, Maryland.

3. Teatro Emelin en Mamaroneck, Nueva York.

4. Inmueble de viviendas en Cincinnati, Ohio. 

  • Por deformación: la obra de Hugo Haring muestra una utilización consciente de la deformación por parte del arquitecto.
  • El método consiste en este caso en componer por entero el objeto, integrando todos sus elementos funcionales en una geometría perfecta, para luego deformarla, respondiendo así en un segundo tiempo a ciertos datos del contexto.

Proyecto para una vivienda, 1935 (Hugo Haring). Doble proyecto para una vivienda, que presenta en una primera fase una planta totalmente ortogonal, y en una segunda fase la misma planta deformada.
Lo más destacable aquí es que el resultado de la primera fase es ya una forma elaborada que podría parecer definitiva. 

Todos los planteamientos diacrónicos tampoco son tajantes y, en general, las fases intermedias resultarían insatisfactorias si nos detuviésemos en ellas.

Este es el caso de arquitecturas que se refieren a explícitamente a modelos y en las que éstos se adaptan poco a poco a las condiciones del problema.

Es planteamiento diacrónico pone de manifiesto, en definitiva, que podemos comenzar a componer una forma sin poseer todos sus datos, pudiendo tener en cuenta sólo algunos en el curso del proceso de formalización. 

Este planteamiento progresivo que consiste en elaborar una forma poniendo a punto sucesivamente sis estructuras -cada una de las cuales responde a un problema particular-, y buscando luego integrarlas, evita la dificultad de pensar globalmente una forma y crea etapas cómodas en el camino hacia la síntesis. 


FORMA Y DEFORMACIÓN DE LOS OBJETOS ARQUITECTÓNICOS Y URBANOS
DEFORMACIÓN Y FORMALIZACIÓN
ALAIN BORIE / PIERRE MICHELONI / PIERRE PINON


Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »