EL PROCESO // PETER EISENMAN


Lo que me gusta de mi versión particular de la maquina arquitectónica -porque todos los arquitectos tienen algún tipo de maquina, incluso si esa maquina es un estilo o expresión personal-, es que en los condicionamientos que nos fijamos, identificamos un conjunto de cosas dadas, y luego permitimos que se muevan, que se entrelacen, que encuentren su propio ser. No sabemos dónde o qué va a ser esta entidad. No es Predecible en sentido tradicional, y dado que no es predecible, el proceso está de algún modo fuera del control del autor. 






Peter EISENMAN,  "Conversación con Alejandro Zaera", 1997.







Para Peter Eisenman, el proceso es el centro y el valor fundamental del proyecto: "Lo que interesa, más que la propia obra de arquitectura, es la -biografía- del proyecto, y de ahí el interés en que se conserva vivo el testimonio de lo que fue su proceso de gestación. Del mismo modo que ocurriría en una partida de ajedrez o en una pintura si se pudiera mantener visibles y transparentes los movimientos que hicieron los jugadores, o los distintos momentos de desarrollo del cuadro, una obra de arquitectura debe mantener vivas y dar razón de todas las etapas intermedias del objeto latente en el proyecto."  

Este interés por el proceso nace de una concepción de arquitectura entendida como gramática generativa, como código en continua transformación que al desarrollarse modifica su propia estructura lógica. La influencia de la gramática generativa de Noam Chomsky es evidente, pero también lo es una corriente que ha hecho del proceso el elemento fundamental del proyecto: "Eisenman ha introducido la idea importante de la gramática generacional o transformacional en la que el lenguaje se ve como una actividad generadora, a diferencia del entendimiento de la gramática como una mera descripción de relaciones sintácticas. Desde este modo de comprender el lenguaje, la sintaxis adquiere un nuevo significado, donde la estructura sintáctica misma se entiende como generadora del lenguaje. Eisenman incorpora este concepto a la arquitectura porque le ayuda a establecer lo que ve como un proceso síntesis similar a la arquitectura, el proceso mediante el que se genera la forma arquitectónica". 

Centro para las Artes Wexner / Peter Eisenman

Eisenman comenzó sus experimentaciones con la arquitectura partiendo de la geometría pura o del conflicto generado por la combinación de sistemas geométricos: "el concepto de malla espacial tridimensional o -cartesiana-, pensada como un continuo, aporta la referencia absoluta para la forma arquitectónica".3 Pero esa arquitectura fue después mezclándose con el mundo real y creando una tensión entre el mundo ideal de la geometría y el vivencial de la realidad: "si antes la actividad del arquitecto se desarrollaba en un lugar fantástico, un verdadero y propio -no lugar- en el que construir sus objetos lejos de la realidad, ahora la elección es medirse con el mundo externo. Parece que Eisenman quiera alcanzar en sus obras un equilibrio entre el universo de conceptos y la realidad del construir, pensando moverse físicamente, y ya no sólo teóricamente, dentro de una arqutiectura que existe en un lugar determinado; de la experimental architecture (en sentido puramente teórico) se pasa ahora a una experiencing architecture (en sentido físico).

En la tensión entre ambos mundos reside la intensidad de muchas de las obras del arquitecto: "En la reciente arquitectura eisenmaniana hay dos sistemas autónomos. Uno, eidético, mental, que surge de la pura geometría; de una geometría genérica y abstracta que no tiene que ver con la construcción arquitectónica. Redes, mallas, ritmos, multiplicación y división, giros y distorsiones son un universo en sí. El otro es un sistema sensible, con escala, luz y color, con formas habitables, con tipologías reconocibles, con una espacialidad preceptivamente definida. Todo el interés de estos últimos proyectos reside en la tensión que produce entre ambas constelaciones de significados, sino que tienen por su distanciamiento la capacidad de producir, metafóricamente, el significado".

Para Eisenman, los instrumentos de generación proyectual tienen una gran importancia, y por esta razón utiliza en la arquitectura modelos que han desarrollado otras disciplinas: "Utilizo modelos de otras disciplinas porque en la arquitectura hoy en día no tenemos modelos adecuados para describir las complejidades del mundo... Mi trabajo intenta definir modelos de otras disciplinas que nos permitirán ser más y más autónomos como arquitectos." Entre esos instrumentos, tienen una importancia fundamental los diagramas, como instrumento de generación del proyecto: "El diagrama no es sólo una explicación, como algo que viene después, sino que también actúa como un intermediario en el proceso de generación espacio y tiempo reales."

Centro para las Artes Wexner / Peter Eisenman
Pero para la elaboración de los proyectos, Eisenman prefiere ordenador, por su ausencia de estructura narrativa, lo que permite una apertura a todas las posibilidades, sin condicionantes previos: "En la actualidad sólo diseñamos en el computador, dado que éste no tiene ningún tipo de estructura narrativa que descarte alguna de las direcciones posibles. Uno desconoce las estructura narrativa que habrá de desarrollarse, uno debe encontrarla: esto es lo fascinante. Desconocemos lo que habremos de producir, no poseemos una imagen preconcebida. Nuestras obras se ven tal como emergen."

Disgramas, dibujos informáticos, maquetas y escritos forman una biografía del proyecto en el que la obra construida se inserta como un personaje más en esa representación coral. La aportación del pensamiento arquitectónico se produce en todas los estadios de un proceso que, al final, es más importante que cualquiera de sus productos parciales. La arquitectura se convierte de esta forma en material didáctico, desplazando la atención de su carácter funcional, constructivo o simbólico para centrarla en un aspecto de transmisor de conocimientos: "Naturalmente, esta idea de arquitectura como proceso nos lleva en seguida a preguntarnos dónde radica la realidad de la arquitectura. ¿Está en el entendimiento del proceso? Y de ahí que para Eisenman, al hacer del proceso la sustancia de la arquitectura, la obra terminada sea irrelevante. Acuñará así el provocador término de cardboard architecture (arquitectura de cartón) para calificar su trabajo. Y no es que la llame arquitectura de cartón porque se construya con paneles de cartón yeso, sino porque de cartón son aquellas maquetas de cuentan las historia del proyecto. Y es en ellas, en definitiva, donde la arquitectura reside." 

EL PROYECTO DE ARQUITECTURA
El Proceso // Peter Eisenman
2008


Comparte esto con tus amigos en:

Related Posts

Previous
Next Post »